Rocío Cervantes Salgado “blanqueo” cuentas públicas de Carreras y Nava

Corrupción es la palabra que describe la inmoralidad de la Auditoría Superior del Estado a cargo de Rocío Cervantes Salgado, quien se ha dedicado a proteger las cuentas públicas de Carreras y Xavier Nava.

0
23
Rocío Cervantes Salgado “blanqueo” cuentas públicas de Carreras y Nava

La titular de La Auditoría Superior del Estado (ASE), Rocío Cervantes Salgado enfrenta múltiples denuncias por utilizar el nepotismo para colocar a sus amistades y parientes con sueldos muy altos, además de utilizar corrupción en la adminsitración de

Se ha logrado establecer que varios parientes y amigos de la pareja sentimental de la titular, José Luis Flores Arrellano, propietario de una cadena de taquerías, están ahora cobrando en el organismo con altos sueldos.

Con un sueldo de más de 27 mil 249 pesos, la ASE contrató a José Luis Flores Acebo, quien es hijo precisamente de la pareja de Cervantes Salgado.

Alicia Reyes Cisneros, con un sueldo de 19 mil 825 pesos, se trata de un recepcionista cuya única función es pasar a quien acude a ver a la titular de la ASE y atender el teléfono, y en fecha reciente se le otorgó la base sindical, del nivel 3 dio un brinco al nivel 10.

Hugo Horacio López Navarro, con un sueldo de 27 mil 249 pesos; es amigo José Luis Flores Acebo; otra recomendada de Flores Arrellano, es Laila Esther Valdes Faisal, con el cargo de secretaria, con un sueldo de 22 mil 790 pesos.

Gloria María Macías Almanza, muy amiga de Rocío Cervantes Salgado, logró colocar de manera reciente a su hermana Juanita Macías Almanza, con un sueldo de 27 mil 249 pesos. Por su amistad con la titular de la ASE, fue basificado Néstor Rafael Aguiñaga Escobedo, secretario de la Secretaría Técnica, con un sueldo de 46 mil 620 pesos.

Otra funcionaria de nuevo ingreso, es Rosalba Hernández Cárdenas, como auditora especial de Asuntos Jurídicos, con un sueldo de 57 mil 533 pesos; su mérito, su amistad con Rocío Cervantes y con el coordinador de Auditorías Especiales, Fernando Díaz Jiménez, anterior pareja sentimental de la titular de la ASE, y devenga un sueldo de 73 mil 642 pesos; es considerado el segundo funcionario con más poder y el encargado de “blanquear” las cuentas públicas.

Los cargos se heredan en la ASE bajo la gestión de Rocío Cervantes, salió la administradora Julieta María del Socorro González pero entró su hijo Erik Omar Lomelín González; con un sueldo de 25 mil pesos.

El que figuraba como asistente personal de la titular de la ASE, César Efraín Ramos Hernández, con 27 mil 249 pesos de sueldo, fue recomendado por Flores Arrellano.

Emanuel Martínez Huerta, con un sueldo de 12 mil 896 pesos, fue contratado por recomendación de su madre Aurea Huerta que también es empleada de la ASE. Antonio Abimael Torres Moreno, con 27 mil 249 pesos de sueldo, es amigo de Rocío Cervantes y primo de Patricia Torres. Irving Ricardo Martínez Cuevas, con un sueldo de 17 mil 327 pesos, es hijo de otra empleada de la ASE, Juanita Cuevas.

A la auditora Alma Eulalia Juache Contreras, se le otorgó la base de manera reciente, es muy cercana al coordinador de Auditorías, Fernando Díaz Jiménez. Al mes percibe 31 mil 399 pesos. Rosa Celina Sandoval de la Torre, es hija de la secretaria de Rocío Cervantes, se desempeña como auxiliar administrativo, gana 19 mil 825 pesos.

Con el cargo de supervisor en la Secretaría Técnica y funge de enlace con el Congreso del Estado, está Luis Esteban Villanueva Ángel, con un sueldo de 44 mil 400 pesos; pero también trabaja como profesor de tiempo completo en Facultad de Contaduría y Administración de la UASLP. La coordinadora general de administración, Ana Flor Arriaga Torres, gana 57 mil 533 pesos; y tiene a una hermana laborando en la misma ASE.

La coordinadora Jurídica y de Educación, Mayra Estela Reyes Montante, con un sueldo de 48 mil 844 pesos, llegó al cargo por su vieja amistad con la titular Rocío Cervantes.

Si la nómina de la ASE está al servicio de la pareja sentimental de Rocío Cervantes, quien ha tejido una red amistades y parientes que sangran este organismo, se explica mejor que los resultados de las auditorías a los entes públicos se sigan “blanqueando”, no hay profesionalismo, objetividad y menos apego al marco legal, vemos que el fantasma de la ecuación corrupta de Juan Manuel Carreras y Xavier Nava sigue recorriendo las oficinas de la ASE.