Rusia envía a Francia imán gigante para programa de fusión nuclear

El barco que transportaba el imán o mejor conocido como bobina de campo poloidal, partió de San Petersburgo el martes de este mes.

0
16

Rusia envió a Francia uno de los seis imanes gigantes que se necesitan para el programa de fusión nuclear ITER, que es uno de los últimos proyectos científicos internacionales en los que participa Moscú, a pesar del conflicto con Ucrania.  

La bobina tiene una anchura de nueve metros, pesa 200 toneladas y fue envuelta para soportar un viaje de dos semanas a Masella, en el sur de Francia. 

El imán fue construido por la agencia atómica rusa Rosatom, y será la parte superior del “tokamak” más grande del mundo. Este es un dispositivo de fusión magnética construido en Francia siguiendo el principio que alimenta al Sol y las estrellas.

La pieza construida por Rusia estaba planeada para llegar en mayo, pero las sanciones que prohibieron a los barcos rusos atracar en Europa retrasaron la salida.